Pedagógico

El teatro es una herramienta que fomenta el descubrimiento de un nuevo punto de vista sobre la realidad que nos rodea e incita a la reflexión sobre lo que se muestra desde la escena. El potencial educativo y transformador del teatro es uno de los principios fundamentales de Proyecto 43-2.

La función pedagógica va más allá de las tablas y la compañía realiza actividades educativas que fomentan el diálogo entre los diversos públicos y los propios creadores, iniciándose así una conversación que trasciende la sala de teatro y se traslada de lleno a la sociedad.
El planteamiento educativo de Proyecto 43-2 tiene como objetivo dotar a jóvenes, adultos y públicos específicos (reclusos, mediadores, educadores, etc.) de herramientas para la creación de una comunidad basada en el encuentro con el Otro y el respeto a los valores de los DDHH a través del juego teatral y el uso de la palabra.

Para ello han desarrollado talleres específicos para cada tipo de participante en los que ponen toda su experiencia teatral e investigadora al servicio de la transformación social.

La enseñanza de la práctica dramática aporta al alumno un desarrollo físico y emocional, del mismo modo que le exige una labor de comprensión y compromiso conjunto. La unión de una herramienta artística de ficción y emoción con el componente grupal y asociativo hacen del teatro un campo único, en el que el encuentro del ‘Yo’ con el ‘Otro’, cada uno con sus vivencias compartidas, genera la posibilidad de trabajar en la transmisión y enseñanza de valores de convivencia.

Como afirmaba Brecht, quien practica el teatro “maneja cosas que interesan mucho a los filósofos, a saber: el comportamiento humano, las opiniones humanas y las consecuencias de los actos humanos”.